Lecturas de un soldado antes de guerrear en Afganistán

WW2-Soldier_readingLos reporteros de guerra han explicado en ocasiones qué libros se llevan a los frentes de batalla, para leer en tan convulsos momentos. El periodista Plàcid Garcia-Planas, corresponsal de guerra de La Vanguardia en multitud de frentes, tiene escrito que “siempre pienso en Gaziel cuando voy a ‘sitios raros’, siempre me llevo sus crónicas de la Gran Guerra” (En las trincheras, 2009, reeditado en 2014). Pero… ¿qué leen los propios soldados, si es que leen algo?

Un Royal Marine británico de 32 años, Dan Clements, acaba de publicar su primera novela, What Will Remain (Lo que quedará, editada por Silvertail Books) y al hacerlo, ha recordado para el diario británico The Times cuáles eran sus lecturas en los ratos libres entre misión y misión. Su preferida, mientras estaba en la peligrosa provincia de Helmand, al sur de Afganistán, fue Los hermanos Karamazov, de Fiodor Dostoievski: “Recuerdo la oscuridad y la arena y la luz de mi linterna frontal en la cabeza, mientras leía una parte del capítulo del Gran Inquisidor y lo devoraba como si fuera un plato de comida caliente”.

Clements explica al reportero del Times Damian Whitworth que su afición por la lectura comenzó no antes sino durante su formación como marine, con la lectura de Adiós a las armas, de Ernest Hemingway. “Nunca había leído por entretenimiento. Era el Boxing Day [el día después de Navidad, fiesta nacional en Gran Bretaña]. Estaba tumbado en la cama. Recuerdo el olor y el tacto de las páginas. Despertó mi entusiasmo voraz por leer”. Entre sus autores favoritos, el marine señala también su interés por otro ruso, León Tolstoi, así como por el inglés  T.S. Eliot y por los clásicos griegos.

what will remainA pesar de lo que podría parecer, Clements afirma no haber sufrido demasiadas burlas de sus compañeros: “Entre los marines, al verte como parte de una élite, encuentras un montón de gente extraña a la que se le permite hacer cosas extrañas. Leer libros era mi rareza particular”.

What will remain, el libro escrito por Clements, en la actualidad ya licenciado de la carrera militar y que trabaja en seguridad corporativa, es un conjunto de relatos con historias interconectadas que transcurren en la guerra de Afganistán.